Una madre demasiado apasionada por las festividades, unos hermanos a los que los huevitos de pascua les quedan chicos, y un blandengue sospechosamente verborrágico: la combinación justa para que un plan perfecto salga muy pero muy mal.